Los juegos tradicionales recuperan poco a poco su popularidad

Una tapa de refresco y un hilo son suficientes para que Germán Cámara Chablé pueda hacer un tinjoroch y con ello inventarse varias suertes, de entre las que destacan ponerlo en sus dientes, orejas, pies y hasta darse volteretas.

0

Estudiante de quinto año de primaria en la comisaría de Nahbalam, en Temozón, Germán es uno de los niños que deslumbró en los Juegos Tradicionales del año pasado.

Según comenta, el gusto por este juego lo aprendió de su amigo Luis Emanuel Sánchez Tuz, quien es un compañero de su clase.

En Yucatán, existen varios juegos tradicionales como lo son el tinjoroch, trompo, valero, kimbomba, chácara, caza venado, tira-hule, laktakín, dzop dzop, entre otros.
José Manrique Esquivel, presidente de la Asociación de Juegos Autóctonos y Tradicionales de Yucatán, es uno de los mayores promotores de estas actividades

Los Juegos tradicionales se celebran tres veces al año, y tienen como objetivo rescatarlos, esto debido al auge de nuevas formas de diversión como los videojuegos o los mismos teléfonos celulares

Para aprender de las diferentes suertes, Germán y Luis entrenan juntos, pues ellos quieren volver a participar en una fase estatal y llevarse el primer lugar.

Además del tinjoroch, Germán confiesa que su abuelito le enseñó a jugar trompo, pero que quisiera aprender a jugar el tirahule.

Para este día del niño, tanto Germán como Luis confiesan que todavía no saben que harán, pero que eso sí, estarán en compañía de sus amigos.

¿Y ustedes, qué harán este día del niño?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *