Panegíricos

Como persona célebre debo hacerme eco de las defunciones, cuando estas son también de gente célebre. Esto es así. Lo hago, en ocasiones, para seguir abonando esa opinión generalizada de que entre los famosos nos conocemos casi todos; pero, sobre todo, para no perder comba cuando de mostrar respetos a un difunto (de relumbrón) se refiere; eso dice mucho de ti como persona humana; es una forma de reivindicarte.

1464609217_940509_1464609999_noticia_normal_recorte1

Por ejemplo, hace poco nos dejó Prince, y aunque lo único que había escuchado de él era la canción Purple Rain (chirimiri violeta), publiqué esto en mi Twitter: “Hoy nos ha dicho adiós el genio de Minneapolis, PRINCE. Puede que haya muerto el hombre, pero la estrella brillará para siempre, porque nos queda su legado: LA MÚSICA”.

Obviamente llevaba ya muchos escritos antes que este, de ahí la perfección y el lirismo alcanzado. La verdad es que los bordo. A veces parezco dirigirme a una audiencia, en otras lo hago directamente al finado. No me entiendan mal, pero estoy deseando que muera alguien para publicar mis panegíricos de 140 caracteres como máximo. Tengo una remesa preparada y por si acaso estos meses no fueran muy prolíficos en famosas desapariciones, aquí os dejo un par.

– Hoy no sonríe el sol, ha muerto X. Lo echaré mucho de menos… Me enseñaste tantas cosas… Tu luz me guiaba en la oscuridad.

– Crecí admirando a Z y después tuve la suerte de conocerle y trabajar con él. Será muy difícil seguir en el mundo sabiendo que se ha apeado. Gracias, gracias, gracias por tu talento y tu generosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *