El fracaso de Rosario…

POR ENRIQUE ARANDA

Responsable de recuperar para el Revolucionario Institucional la capital del país que, de manera interina, gobernó entre septiembre de 1999 y diciembre de 2000, la ex (presidenta) perredista y neo-priista (funcional) Rosario Robles Berlangaenfrenta hoy el más grande fracaso de su carrera política, imputable, valga destacar, más a su responsabilidad en la asunción de una decisión equivocada que por la comisión de errores y/u omisiones en el cumplimiento de tareas o responsabilidades propias.

ROSARIO-ROBLES-BERLANGA

A la vista los resultados de la pasada elección, efectivamente, nadie al interior del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto parece más abocado para asumir como responsable del desastre del tricolor aquí, que la ahora titular de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) quien, en su momento, promovió —“impuso”, a decir de quienes habitualmente deambulan por la emblemática sede de Insurgentes— a su hija Mariana Moguel Robles.

Y esto, no sólo por lo que una (supuesta) imposición como la que se le acredita pudiera implicar sino, a decir de no pocos, porque la entonces recién electa diputada de la Asamblea Legislativa “era la menos interesada en encabezar al priismo” que, al cierre de 2015, enfrentaba la grave crisis de descrédito y el repudio provocados por los excesos de su impresentable (ex) dirigente Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el llamado Zar de la Basura.

Tal fue el desinterés mostrado por la legisladora con licencia, se destaca ahora, que no sólo hizo gala del mismo en los seis meses escasos cumplidos en la posición (en que rehusó “echarse a las espaldas al partido…”) sino que, incluso, le llevó a no responsabilizarse del proceso y omitir concurrir a las urnas el pasado 5 de junio en que estaban en juego 60 de las 100 curules —“las que no se definieron por dedazo”— de la Constituyente que deberá dotar de una nueva Carta Magna al ex Distrito Federal, tras el cual el Revolucionario Institucional debió conformarse con el 7.8% de la votación emitida, atrás de Morena (32.87%), PRD (28.71%) y PAN (10.29%)… “lo que difícilmente nos lleva a pensar que estemos recuperando terreno y competitividad”.

En las próximas semanas, apenas concluya el proceso de reflexión en que, presumiblemente, están ocupados ahora el comando del tricolor y elementos de la administración federal, asuntos como el que nos ocupa serán objeto de análisis y debate que, huelga decir, deberá derivar en la asunción de decisiones que, (¡apueste usted!), de no ocurrir nada extraordinario que lo impida, terminará en el relevo de la joven Moguel Robles y, sin duda, en un nuevo reacomodo al interior del PRI-CDMX.

Ahí los resultados, mismos que, por otra parte, parecerían obligar a dejar de lado el proyecto que, como se aseguró en su momento, llevó a la titular de la Sedatu a responsabilizarse de reflotar al priismo capitalino: representarlo en los comicios del 2018, en la naciente Ciudad de México.

 

ASTERISCOS 

* Inminente también, a decir de quienes en verdad saben, el anuncio de cambios en el equipo de Aurelio Nuño Mayer, en la SEP: Otto Granados Roldán, deja la subsecretaría de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas a Cuauhtémoc Flores Olivas, para ir como nuevo vocero y titular de Comunicación Social en Presidencia, en tanto que a la oficialía mayor llega María Fernanda Casanueva, en lugar de Adriana Gómez Cavazos. También migrará el subsecretario Salvador Jara.

* Donde también se anuncian relevos, a la vista de los negativos resultados obtenidos por el PRD en la pasada elección, es en el gobierno capitalino donde, se asegura, el cuestionado Miguel Ángel Mancera decidió relevar ya a Patricia Mercado en la secretaría de Gobierno, para promover en esa posición a su sucesor en la procuraduría capitalina y amigo cercano, Rodolfo Ríos Garza. Al tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *