Y Osorio se sentó con el “magisterio delincuente”

POR FRANCISCO GARFIAS

Me atrevo a vaticinar que muy pronto veremos las ventajas del diálogo sobre la actitud bronca y de cerrazón que la SEP mantuvo frente al magisterio disidente.

1323452

Su titular, Aurelio Nuño, llegó, incluso, a calificar a la CNTE de “magisterio delincuente”.

Es una buena noticia que el gobierno federal haya corregido el rumbo y se haya sentado con los dirigentes de ese sindicato para escucharlos directamente. Lo lamentable es que tuvo que correr sangre para que les abrieran nuevamente las puertas.

Los nueve puntos que ayer presentó la Coordinadora en Bucareli son negociables. Es cierto que hay ambigüedad, pero los maestros no reclaman imposibles.

De entrada, no exigen la renuncia de Aurelio Nuño; tampoco hablan de derogar la Reforma Educativa o que los reinstalen en el IEEPO.

El primer punto del pliego petitorio que le llevaron a Osorio es el que más les interesa: respeto a la estabilidad laboral. Es su bandera en marchas, bloqueos, manifestaciones.

Reclaman el pago inmediato de los salarios retenidos; plaza a los egresados de la normal de Oaxaca, acuerdos para regularizar los servicios educativos, pago inmediato a jubilados y pensionados.

Pero también solución a la problemática educativa y respeto a las organizaciones que defienden sus recursos naturales.

El décimo punto parece el más difícil de cumplir: no modificar las condiciones de trabajo de los docentes.

Allí cabe todo.

El Congreso ya metió mano en el doloroso asunto. Además de condenar unánimemente la violencia en Nochixtlán, Oaxaca, integró una Comisión Plural que dé seguimiento a los hechos ocurridos el pasado 19 de junio en esa localidad.

No hubo modo de que priistas y verdes aceptaran las comparecencias de Osorio,Nuño y Renato Sales, pero en el punto de acuerdo se establece que los miembros de la Comisión podrán realizar las reuniones necesarias con las autoridades competentes.

El debate que precedió a la aprobación de ese texto en la Comisión Permanente fue mucho más light de lo previsto. Ayudó que se realizara antes de que los maestros llegaran a Bucareli.

Destaca la intervención del diputado del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, en la que planteó una pregunta medular ¿quién estuvo detrás de la matanza en Nochixtlán?

“Lo que estamos discutiendo hoy son los hechos ocurridos en Oaxaca que dieron lugar a ocho muertes. Por más que queramos, ésos no tiene que ver con la Reforma Educativa. ¿Tienen que ver con la actividad criminal o no?

“Eso tendremos que averiguarlo, con la actividad financiada o espontánea, eso tendremos que averiguarlo; con la actividad conveniente para quién, favorecida por quiénes, empujada por quiénes, eso tenemos que averiguarlo.

“Y por el otro lado, la actitud y el comportamiento de las policías. Tenemos que saber si obraron dentro de sus protocolos, tenemos que saber si se excedieron en el uso de la fuerza, tendremos que saber si se excedieron en el incumplimiento de derechos humanos”, dijo.

  • No le será fácil al PRI encontrar un líder de la talla de Manlio Fabio Beltrones. El otrora partidazo requiere un presidente que conozca el partido, lo entienda, lo cohesione.

Pero, sobre todo, que encuentre la fórmula para ganar las elecciones de gobernador en 2017 en el Estado de México, Coahuila y Nayarit.

Emilio Gamboa tiene el colmillo para dirigir ese partido. Viejos priistas lo llaman “Gran Boa”. Pero el yucateco se descartó. Escribió un tuit ayer a las 3:26 pm en el que se lee: “No me muevo ni me promuevo para dirigir al @PRI nacional. Tengo el interés de terminar mi periodo en el
@senadomexicano.”

Le preguntaron qué haría si el Presidente se lo pidiera.

“El que lo debe pedir es el Consejo Político Nacional. Quiero seguir en el Senado, cumpliendo mi compromiso”, subrayó.

También en el rubro de la presidencia del PRI, la caballada está flaca.

  • La coyuntura que hay en el tricolor es de tensión. Se vive una sucesión adelantada. El último mensaje de Manlio refleja la intensidad de las luchas intestinas.

Hechos que documentan esa tensión sobran. Por ejemplo, la ausencia de César Camacho, coordinador de los diputados, en la sesión del Consejo Político que recibió la renuncia de Beltrones.

En su último discurso, Manlio fustigó la mala administración de las políticas públicas. El golpe podrían encajarlo cuatro presidenciables: Osorio, Nuño, Meadeo Videgaray.

Criticó los “excesos” de los gobernadores –Duartes, Borge, Medina– y el hartazgo por la corrupción.

Un senador del tricolor reconoció en corto que varios frentes están abiertos al interior del partido.

Admitió que Osorio salió beneficiado del pésimo manejo que Aurelio Nuño hizo del conflicto magisterial. El secretario de Gobernación le entró al quite y se sentó anoche con los “delincuentes” de la CNTE.

Hay más. Un secreto a voces es que el ahora expresidente del PRI trae bronca con varios liderazgos internos: Osorio, César Camacho, Nuño y Videgaray.

Otro legislador de ese partido, que habló bajo condición de anonimato, fue duro con el sonorense:

Manlio no tiene amigos, tiene intereses. Fue excluyente. Puso en el PRI a sus incondicionales, la mayoría de los cuales son pequeñitos. Allí están los resultados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *