Calzada Rovirosa: ¿una historia real?

POR ENRIQUE ARANDA

Más de una ocasión en las últimas semanas, el nombre del exgobernador y actual titular de Sagarpa, José Calzada Rovirosa, ha ocupado una posición destacada en los medios de comunicación y, de manera particularmente notable, también en corrillos donde se discute la realidad y el futuro político del país donde, previo el relevo del sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera en el comando del Revolucionario Institucional (PRI), el queretano fue citado como su seguro relevo… aunque sólo por algunas horas.

descarga

En los últimos días, efectivamente, y más específicamente tras el destape primero y la entronización después, el 16 de julio pasado, del exdirector de la Comisión Federal de Electricidad, Enrique Ochoa Reza, como nuevo presidente sustituto del CEN priista, más de uno entre quienes afirman “saber todo cuanto sucede…” al interior de la sede del tricolor, en Insurgentes Norte, externó su extrañeza por el hecho de que  Pepe (Calzada) no haya asumido (finalmente) el encargo que, “sabíamos todos, le había sido hecho ya por el jefe Peña Nieto”.

En concreto, aunque siempre de manera extraoficial y reclamando el anonimato, las versiones que aún hoy se escuchan en los pasillos del emblemático edificio refieren cómo, previo el arranque de la sesión electiva del Consejo Político Nacional que ungió al michoacano, y más específicamente antes de su destape como aspirante a la posición, la tarde del 7 de julio —“al filo de las 18 horas del día anterior…”— el queretano sabía que relevaría a Beltrones para, horas después, en torno a las 21, ser informado de que iría a Sedesol —en sustitución de José Antonio Meade, que entonces se mencionaba podría ir a Gobernación en lugar deMiguel Ángel Osorio, quien migraría al PRI— para, más adelante, al filo de la medianoche, informar a los suyos, a sus más cercanos, que “seguiremos aquí… ésa es la decisión”.

Muy probablemente, dirían algunos, la verdad-verdad sobre la especie nunca acabe de ser contada puntualmente. Menos, agregan, en la parte relativa a quién, en el supuesto de que Calzada Rovirosa haya sido, efectivamente, considerado para conducir la reconstrucción-relanzamiento del priismo, evitó que asumiera la posición por considerar, seguramente, que ello afectaba sus particulares intereses…

El sólo conocimiento de la versión, sin embargo, no impide adivinar que otra vez, como en los supuestamente ya superados viejos tiempos, la sucesión en la dirigencia del partido-gobierno constituyó un ejercicio de equilibrio entre diferentes expresiones, y de grandes presiones políticas que, a final de cuentas, condujeron al jefe del Ejecutivo, en su calidad de primer priista en este caso, a asumir una decisión de la que nadie sino él mismo es responsable y de la que, sin lugar a dudas, igualmente, será beneficiario o acreedor… ahora sí, pero más en el futuro (cada vez más) próximo.

Al tiempo entonces…

 

ASTERISCOS

* De llamar la atención, en opinión de los analistas, la inasistencia de los gobernadores de Guerrero (Héctor Astudillo), Baja California (Francisco KikoVega), Hidalgo (Francisco Olvera), Quintana Roo (Roberto Borge) y Sonora (Claudia Pavlovich), y del cuestionado jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, a la cumbre de la Conago en la que Aurelio Nuño, titular de la SEP, presentó y revisó con ellos el nuevo modelo educativo y la propuesta curricular para la educación obligatoria.

* En Filadelfia, para asistir con la representación de Acción Nacional a los trabajos de la convención del Partido Demócrata estadunidense, el exgobernador morelense y actual secretario de Relaciones Internacionales blanquiazul, Marco Antonio Adame quien, se afirma, buscará la ocasión para reunirse con Hillary Clinton, la ya entronizada primera mujer candidata presidencial en la historia de la Unión Americana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *