Yihadista atacó iglesia pese a estar controlado brazalete electrónico en Francia

El primer ministro francés, Manuel Valls, reconoció que hubo errores en la vigilancia de al menos uno de los dos yihadistas que el martes pasado cometió un atentado contra una iglesia del norte de Francia.

yihadista-francia_main

En declaraciones a medios locales, el jefe de gobierno calificó de “fracaso” el hecho de que Adel Kermiche pudiera cometer un atentado terrorista pese a que estaba fichado y en situación de arresto domiciliario y controlado con un brazalete electrónico.

 

“Entiendo las preguntas que suscita la situación de Adel Kermiche. Estaba controlado judicialmente y arrestado en su domicilio con vigilancia electrónico, confirmado en apelación por tres jueces experimentados. Es un fracaso, hay que reconocerlo”, dijo Valls.

 

El joven, de 19 años, a quien se le habían requisado sus documentos de identidad y su pasaporte, aprovechó unas horas de permiso diario que tenía para buscar trabajo para cometer el atentado en el que murió degollado un sacerdote.

 

El procurador de París, Francois Molins, informó que Kermiche, quien fue abatido por agentes de un cuerpo de elite de la policía francesa, había sido deportado a Francia en dos ocasiones por intentar entrar en Siria para enrolarse en las filas del Estado Islámico (EI).

 

‘Sexting’ de menores puede ser pornografía infantil: INAI

Ciudad de México. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) afirmó hoy que la práctica del sexting que involucra a menores de 18 años puede “configurar el delito de pornografía infantil”.

sexting

Ese fenómeno de la red consiste en tomarse imágenes sexuales o eróticas y compartirlas con alguien de confianza. De acuerdo con una encuesta de la Alianza por la Seguridad en Internet realizada con 10 mil estudiantes, 36.7 por ciento de los adolescentes de 12 a 16 años conoce a alguien que ha envidado fotos suyas desnudo o semidesnudo, ya sea a conocidos o desconocidos.

En un comunicado el instituto recordó que recientemente el gobierno federal lanzó una campaña para evitar el sexting, ante el riesgo “daño al honor y la imagen de una persona, pérdida de su privacidad, sextorsión o chantaje por las imágenes, así como ciberbullying”.

En el decálogo de la iniciativa “Pensar antes de sextear”, advierte de leyes que penalizan acciones ligadas esa práctica, pues si quien aparece en la fotografía o video es menor de edad “supone la configuración del delito de producción, posesión o distribución de pornografía infantil”, contemplado en el Código Penal Federal.

El INAI precisó que en el artículo 202 de ese ordenamiento se señala que comete delito de pornografía infantil “quien procure, obligue, facilite o induzca, por cualquier medio, a realizar actos sexuales o de exhibicionismo corporal con fines lascivos o sexuales, reales o simulados, con el objeto de video grabarlos, fotografiarlos, filmarlos, exhibirlos o describirlos a través de anuncios impresos, transmisión de archivos de datos en red pública o privada de telecomunicaciones, sistemas de cómputo, electrónicos o sucedáneos”. La pena, alertó, es de 7 a 12 años de prisión y de 800 a 2 mil días de multa.

Llamó a fortalecer la labor preventiva para que las familias, la sociedad y las autoridades contribuyan “a reducir el sexting para garantizar el interés superior de la niñez y el derecho a su intimidad y privacidad”.

Tultitlán, Méx. Las fuertes lluvias de ayer afectaron vialidades en diferentes zonas del municipio mexiquense.

image_preview

Mayoría de mexicanos considera la educación en línea como opción

La Asociación Mexicana de Internet (Amipci) presentó el primer estudio de “Educación en línea en México 2016”, el cual reveló que 53 por ciento de los consultados buscaría la modalidad en línea y 38 por ciento una modalidad mixta.

1335884

Los factores por los cuales cursar una carrera en modalidad ciento por ciento en línea es de mayor interés por los encuestados son tiempo y trabajo, flexibilidad, facilidad y disponibilidad, expone la organización en un comunicado.

Refiere que de acuerdo con los resultados del estudio, que contó con la colaboración de OCCMundial, 56 por ciento de los consultados se interesa en cursar una licenciatura, y las especialidades de mayor incidencia son administración de empresas, ingeniería industrial y de sistemas y Tecnologías de la Información/Electrónica.

Expuso que para siete de cada 10 de los encuestados, la flexibilidad es la ventaja más notable que perciben en cuanto a la modalidad en línea, pero creen que la presencial es más valorada por las empresas al momento de buscar trabajo o solicitar una promoción.

Para tres de cada 10 encuestados, la meta principal para continuar su preparación profesional es incrementar sus conocimientos, y el resto de las metas se enfocan a mejorar sus condiciones en el ámbito laboral.

En cuanto a sus expectativas al buscar oferta educativa, 68 por ciento de los encuestados destaca la flexibilidad en planes de estudios y horarios.

Asimismo, 60 por ciento demanda disponibilidad de la plataforma, 55 por ciento profesores de calidad y 53 por ciento planes de estudios aplicables al mercado laboral.

En tanto, ocho de cada 10 internautas determinan que el factor económico es el principal obstáculo para continuar con su preparación académica; el tiempo también es un obstáculo para 40 por ciento de la muestra total.

En cuanto a la elección de una institución educativa, 50 por ciento considera que el costo es el factor más valorado.

Así, las personas mencionaron estar dispuestas a invertir al mes entre 13 y 33 por ciento de su sueldo y que la duración óptima de sus estudios fuera entre dos y tres años.

Asimismo, la Asociación detalla que nueve de cada 10 encuestados utilizan Internet para ubicar ofertas educativas; de estos, 62 por ciento busca en los sitios de las universidades, 19 por ciento en sitios especializados y 15 por ciento en redes sociales.

La AMIPCI aclara que se tomó una muestra de mil 700 entrevistas realizadas durante mayo en la República Mexicana, y la distribución comprende un rango de edades de los 18 a más de 50 años, en los cuales 53 por ciento de ellos corresponde a los hombres y 47 por ciento a mujeres.

La cerveza ‘convierte’ a hombres en mujeres y viceversa

El médico Mijaíl Chistiakov, director de una clínica para el tratamiento de la dependencia del alcohol, habla sobre los efectos.

280716e15bf0c51med

La cerveza no es una bebida tan inofensiva como algunos piensan. La presencia en esta bebida de fitoestrógenos, un equivalente de las hormonas sexuales femeninas, acarrea serias consecuencias.

“¿Qué ocurre en el cuerpo de una mujer que consume cerveza de forma regular? A las hormonas naturales se añaden hormonas de fuera, lo que produce defectos en la función reproductiva, obesidad, edemas y dolor”, explica el médico Mijaíl Chistiakov, director de una clínica para el tratamiento de la dependencia del alcohol, al sitio web ‘Life’, publica rt.com

En el caso de los hombres, un exceso de hormonas femeninas produce obesidad de tipo femenino. “Piense en el aspecto de los consumidores de cerveza: formas redondeadas y una gran barriga, mientras que a las mujeres se les redondea el rostro y el cuello”, continúa el médico. La función sexual se reduce en gran medida y la atracción sexual disminuye o incluso desaparece tanto en hombres como en mujeres.

Además, una de las razones de la infertilidad más comunes entre las parejas jóvenes es “el cambio de los niveles de hormonas debido al consumo regular de cerveza”, asegura el especialista.

Uno de los componentes principales de la cerveza es el lúpulo, que pertenece a la misma familia que el cáñamo. Este contiene sustancias biológicamente activas que influyen en los receptores del sistema nervioso como las drogas. Según Chistiakov, esa es la razón de la dependencia alcohólica. El consumo regular de cerveza puede causar también pancreatitis, gastritis o hepatitis, explica el doctor.

Estudios llevados a cabo en diferentes países muestran que la cerveza puede provocar alcoholismo varias veces más rápido que otras bebidas alcohólicas.

Rehabilitación e ingresos para reclusos a través del arte

Tulancingo de Bravo, Hgo. La “vida fácil” sedujo a David Guzmán. De muy joven empezó a consumir drogas, a robar, a perderse en un mundo “nefasto”. Pero tras cinco años entre rejas, este mexicano parece en paz y tatúa concentrado una pieza de cuero que pronto será un bolso de lujo.

Prison

Guzmán recondujo su camino gracias al arte. Desde que supo de su larga condena por homicidio sólo se consolaba pintando. Por eso, cuando se enteró de que en algunas cárceles del país había presos que recibían un salario por plasmar dibujos en accesorios de moda para un programa de rehabilitación llamado Prison Art, batalló hasta llevarlo a su cárcel de Tulancingo, Hidalgo.

“Mi necedad fue a través de la necesidad”, explica a la Afp este hombre menudo de 34 años mientras, sentado junto a una decena de hombres y mujeres en la modesta biblioteca del penal, da los últimos retoques a la calavera que tatúa con su rudimentaria “máquina hechiza”.

Aunque normalmente trabajan las piezas de cuero en sus literas, dentro de dormitorios de hasta 100 personas o sentados en botes de plástico en los espacios comunes, hoy los presos tatúan cómodamente en esta sala pájaros, mariposas, tigres, pero sobre todo calacas, esqueletos de todo tipo.

Estas piezas serán luego el motivo central de elegantes bolsos de diseño, que se venden por unos 400 dólares en tiendas exclusivas de todo México.

De tatuarse la piel… a tatuar bolsos

Pero antes de eso, en la cárcel, presos que rozan los 50 junto a jóvenes sentenciados a penas de décadas se esfuerzan en colorear sus creaciones.

Dan un nuevo uso a las “máquinas hechizas” -elaboradas con un bolígrafo, una aguja y un motor impulsado por un cargador de celular- que los reclusos usan comúnmente para tatuarse unos a otros, generando graves problemas de salud.

“Con esto, el día se hace un poco más corto. No veo ni la hora que es. Desayuno, como y el resto del día estoy casi metido en esto”, asegura Ezequiel Pérez, alto, de musculosos brazos tatuados y que a sus 24 años está acusado de doble homicidio.

En Prison Art no importa el delito cometido, el sexo ni la edad: las únicas condiciones para entrar a este proyecto ideado por una fundación privada son mantener el cuerpo limpio de drogas, asistir a terapia de desintoxicación y dar la mitad del sueldo a la familia.

Es una oportunidad de oro para los presos, la mayoría con vidas descarriladas por las adicciones y la pobreza.

Y la alegría que se respira entre los 18 seleccionados es evidente en esta cárcel mixta construida en los 70, que es la quinta peor de México por su hacinamiento y su insalubridad, según un informe del Ombudsman.

Aunque la mayoría de los 550 internos de Tulancingo elaboran objetos en los talleres de carpintería y artesanías del penal, sufren para malvenderlos a través de familiares y amigos sin llegar a reunir nunca el dinero que necesitan para comprar jabón, pasta de dientes o papel higiénico para su estancia allí y mucho menos para ayudar económicamente a sus familias.

“La familia muchas veces no tiene para darme. Esto es una fuente de trabajo”, dice con un español parco Leonor Reyes, una bordadora indígena de 48 años, madre de seis hijos y acusada de robo de joyas.

Una idea que surgió entre rejas

Una de las claves del éxito de Prison Art es que mantiene motivados a los reos con una paga que puede llegar a 400 dólares mensuales y los afilia a un proyecto de reinserción que espera contratarlos en sus talleres una vez que salgan del penal.

“No es que las cárceles en México sean universidades del crimen, sino que la misma sociedad está obligando a que los mismos chavos que salen no tengan oportunidades, que vuelvan a delinquir o que los grupos del crimen organizado dentro de la cárcel los recluten muy fácilmente”, asegura Jorge Cueto, el cerebro detrás de Prison Art.

Este mexicano de origen español habla con conocimiento de causa. En 2012, estuvo detenido 11 meses por un fraude del que acabó saliendo inocente en la cárcel de Puente Grande. Y ahora presume de que, con dos años y medio de vida, el programa ya funciona en seis cárceles de México y ha dado empleo a 240 presos y expresos.

Pero el éxito no sólo se ha dado dentro de los penales. Los bolsos, cinturones, monederos y otros accesorios de Prison Art, piezas únicas firmadas por cada preso, son diseños de moda hechos con cuero de alta calidad que se venden en barrios exclusivos como el de Polanco en la Ciudad de México o en elegantes tiendas en las turísticas San Miguel de Allende o Playa del Carmen, y también en internet.

“Es una opción para la sociedad si quiere ayudar. Y la idea es manejar un producto de tal calidad y gusto que la gente lo desee”, dice Cueto, que espera abrir pronto tiendas en Estados Unidos, Londres e Ibiza.

Mientras, en la biblioteca de Tulancingo, Pedro Eulalio Vera, un señor robusto acusado de secuestro, firma su última pieza y sueña en voz alta: “Si a la gente le gusta, quizás digan: ‘Yo quiero que él me haga algo especial’ y para mí, eso sería algo muy bueno, ¿no?”.

3 pages