Yihadista atacó iglesia pese a estar controlado brazalete electrónico en Francia

El primer ministro francés, Manuel Valls, reconoció que hubo errores en la vigilancia de al menos uno de los dos yihadistas que el martes pasado cometió un atentado contra una iglesia del norte de Francia.

yihadista-francia_main

En declaraciones a medios locales, el jefe de gobierno calificó de “fracaso” el hecho de que Adel Kermiche pudiera cometer un atentado terrorista pese a que estaba fichado y en situación de arresto domiciliario y controlado con un brazalete electrónico.

 

“Entiendo las preguntas que suscita la situación de Adel Kermiche. Estaba controlado judicialmente y arrestado en su domicilio con vigilancia electrónico, confirmado en apelación por tres jueces experimentados. Es un fracaso, hay que reconocerlo”, dijo Valls.

 

El joven, de 19 años, a quien se le habían requisado sus documentos de identidad y su pasaporte, aprovechó unas horas de permiso diario que tenía para buscar trabajo para cometer el atentado en el que murió degollado un sacerdote.

 

El procurador de París, Francois Molins, informó que Kermiche, quien fue abatido por agentes de un cuerpo de elite de la policía francesa, había sido deportado a Francia en dos ocasiones por intentar entrar en Siria para enrolarse en las filas del Estado Islámico (EI).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *