Fox: todo es personal

POR JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ

¿Qué le pasa a Vicente Fox?, ¿por qué este afán tan protagónico de los últimos tiempos: programa de televisión propio, declaraciones controvertidas, pelea, reconciliación y pelea con Donald Trump, militancia promariguana?, ¿qué le falta, qué siente el expresidente?

220px-Vicente_Fox_flag

En lo personal y para muchos, el nombre de Fox va unido a una gesta política: el de su triunfo electoral en el año 2000. Más allá de opiniones e ideologías, aquella campaña alcanza y sobra para colocar a Fox en una página de la historia nacional. No es una exageración. Pero pareciera que el expresidente está empeñado en oscurecer su gran legado, que va, incluso, más allá de los éxitos y fracasos de su gobierno, con una serie de declaraciones cuestionables y que generan hasta un humor involuntario.

Su rencor con Felipe Calderón me asombra porque más allá de sus diferencias personales o políticas, lo cierto es que durante la administración Calderón no se tocó ni a Fox ni a ninguno de los personajes de su círculo cercano pese a que hubo enormes presiones para que así fuera. En ese sentido, su sucesor fue respetuoso y cuidadoso con Fox con su esposa Marta y con los hijos de ambos.

Pero Fox, quien con este reportero siempre ha sido un hombre gentil, atento e incluso afectuoso, ha hecho declaraciones sin sentido como la de pedir una Cocopa, una comisión de intermediación como la que se creó para negociar con el zapatismo, para hacerlo con los narcotraficantes o responsabilizar a Calderón de generar una violencia criminal que en realidad había comenzado en 2004, durante su gobierno. Está en todo su derecho en opinar que se debe legalizar la mariguana, pero decir, como ha dicho, que si eso ocurre, la sembrará y comercializará, demerita, por lo menos, su legado. Estuvo en su derecho de apoyar a Peña Nietoen la campaña del 2012, pero de esa forma traicionó a quien había sido parte muy importante de su equipo, Josefina Vázquez Mota: no tenía necesidad de hacer esa declaración.

Regresemos a lo último: en una entrevista un poco extraña con un medio argentino, don Vicente dijo que se vomitaría contra cualquiera que metiera a su familia a la política y dijo que por eso no quiere a Felipe Calderón, en relación con la aspiración presidencial de Margarita. También dijo que la ruptura con su sucesor fue porque éste se rebeló ante él, buscando por fuera la candidatura del PAN.

Más allá de que resulta insólito pensar que una mujer como Margarita es una simple comparsa de su marido (o de cualquiera), no recuerdo una pareja presidencial más involucrada en la política que la de Fox y Marta Sahagún. Con todo derecho, Marta manejó la campaña del año 2000, lo que provocó, incluso, la ruptura de personajes muy cercanos a Fox. La boda de Marta y Vicente se realizó el día del cumpleaños del presidente, el día del primer aniversario de su triunfo electoral y cuando estaba de visita oficial el entonces jefe de gobierno español,José María Aznar, que vio, no sin asombro, cómo la visita se convertía en la fiesta de la pareja anfitriona.

Marta no sólo creó Vamos México, una organización que concentró buena parte de los recursos de todas las organizaciones filantrópicas, con la molestia de éstas, sino que se convirtió en el motor de Los Pinos. No había un tema, salvo los económicos donde Paco Gil tenía todo el control, que no pasara o donde no interviniera Marta, quien, además, quiso públicamente buscar la candidatura presidencial. Recuerdo largas pláticas con Marta sobre cómo había trabajado Eva Perón, sobre Hillary y sobre otras mujeres poderosas que ella admiraba precisamente por eso: por su poder.

Lo cierto es que más allá de sus aciertos y errores, Marta (una mujer que es mucho más compleja, en el buen sentido de la palabra, de la imagen simplificada que muchos han construido de ella) fue un factor de poder indudable y vaya que participó en la campaña, en la presidencia y en la política del sexenio de Fox. Y sus familias en los negocios sexenales, de todo tipo.

¿Qué decir de rebelarse para alcanzar la candidatura?. Eso es lo que hizo Fox un día después de las elecciones de 1997, alzándose contra toda la dirigencia del Partido Acción Nacional que primero lo ignoró, después, lo subestimó y finalmente lo aceptó a regañadientes, aunque algunos, como Carlos Castillo Peraza, prefirieron, de plano, renunciar al Partido Acción Nacional. Su equipo, su gabinete, su programa de gobierno, fue una rebelión, en sí mismos, contra el Partido Acción Nacional. Resulta inconcebible que una rebelión mucho menor, haber renunciado a una secretaría de stado para buscar desde el llano una candidatura, siga siendo hasta el día de hoy el centro del rencor de Fox con su sucesor.

Cada noche, en mi programa de televisión insisto en que en el poder y en la política todo, absolutamente todo, es personal. Estas declaraciones del expresidente lo ratifican. Vicente Fox ya tiene un lugar en la historia ¿para qué empañarlo gratuitamente por un simple afán de protagonismo o por rencor?

Ese dream team no lo tiene ni Obama

POR YURIRIA SIERRA

Y bueno, básicamente no lo tiene ni Obama porque Obama es parte de él. Barack Obama, Michelle Obama, Bernie Sanders, Tim Kaine, Michael Bloomberg, Bill Clinton, son algunos de los comandantes del ejército demócrata que estará conHillary Clinton en su búsqueda de la Casa Blanca. ¡Tremendo equipazo! Vaya, hasta un Presidente republicano, Fitz Grant (el de la exitosa serie televisivaScandal). Ayer se votó la nominación de Hillary Clinton en la Convención Nacional Demócrata que se realiza en Filadelfia. El último requisito del protocolo para llamarla oficialmente candidata. Hoy ya lo es. Rompió ya ese primer techo de cristal. Le falta el otro. En noviembre.

1469499042156070

El arranque de la CND no pudo ser mejor. Brillantes e inspiradores los discursos que Michelle Obama y Bernie Sanders dieron el lunes por la noche. Brillante y emotivo el expresidente Bill Clinton. Emocionante el primer mensaje en video deHillary habremos de esperar al jueves para escuchar el que, hasta hoy, tendrá que ser el discurso más importante de su carrera.

“Mis hijas dan por hecho que una mujer puede ser la próxima Presidenta de Estados Unidos gracias a Hillary…”, dijo la primera dama de EU. “Me despierto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos y hoy veo a mis hijas, dos inteligentes chicas negras, jugar en su césped…”, agregó. Estas palabras como respuesta a una contienda que se está escribiendo entre el odio y la discriminación. Y también en una coyuntura en donde han sido varios los episodios en las últimas semanas en donde se han visto a policías actuando con alevosía y ventaja contra ciudadanos afroamericanos. El tema racial sigue siendo un asunto pendiente que sólo ha encontrado pólvora en la figura de Donald Trump.

Hillary recibió el total respaldo de la Casa Blanca con las palabras que Michelle Obama pronunció ante una audiencia que le aplaudió cada frase, a ella que es la mujer más popular en EU.

Lo mismo ocurrió con Bernie Sanders. Quien fuera su rival durante las elecciones primarias, pidió a quienes fueron sus votantes durante la primera etapa del proceso, dar su voto a Clinton: “Debemos derrotar a Donald Trump y hacer todo lo que podamos para elegir a Hillary Clinton en la Casa Blanca…”, le dijo a la misma multitud a la que habló Michelle Obama. Con esto la campaña demócrata espera echarse a la bolsa, si no a todos, al menos, sí a una gran mayoría de quienes no vieron a Hillary como primera opción, quienes se sentían atraídos con la figura “revolucionaria” y menos mainstream que les resultó Sanders. “Hemos ayudado a modelar la plataforma demócrata más progresista de la historia…”, agregóSanders. Porque en EU los políticos sí saben perder y engrandecerse con ello.

Bajo las condiciones en las que se cuece la competencia electoral, tanto Michelle Obama, Bernie Sanders, William Clinton, Michael Bloomberg, y claro, Barack Obama, son el dream team que no sólo Hillary quisiera tener (y ya tiene), sino la apuesta por preservar al Estado de libertades y a la democracia más sólida del planeta, frente a la amenaza del odio y la devastación. Un dream team que hará todo lo que esté en sus manos para proteger el futuro… y no sólo el de su país.

De las fotos sexys a la presidencia del PRD

POR FRANCISCO GARFIAS

Alejandra Barrales sabe lo que es estar en el ojo del huracán. Desde que asumió la presidencia del PRD le aparecieron los francotiradores por todos lados.

1332025

Su ascenso es producto de negociaciones y acuerdos entre las corrientes. No lo ignora. Así funciona el PRD.

Las críticas negativas que ha recibido son parte del ritual.

Se producen llegue quien llegue a la presidencia de ese disminuido partido.

A la exlíder del sindicato de sobrecargos le ha llovido en redes sociales, con losmoneros, en las notas, en las columnas.

Es el precio de estar en los reflectores, tener un patrimonio respetable o sacarse fotografías sexys en la cabina de un avión, sin pensar en consecuencias ulteriores.

Las “atrevidas” imágenes —así las califican sus detractores— datan de cuando ni siquiera soñaba con altos cargos partidarios.

La foto ha circulado profusamente en las redes sociales acompañada de irónicos y hasta ofensivos comentarios.

La mueven con la intención de descalificar. Lo hacen los que están llenos de pecados y avientan la primera, la segunda, la tercera piedra y, si pueden, le dejan caer el edificio.

“¡Qué bueno que de chiquita mi mamá no me dejó posar encuerada para Gerber”, comenta, con humor, la flamante presidenta del PRD.

Alejandra hizo su 3de3. Fue en abril pasado. Nada tiene que ver con su ascenso en el PRD. En sus declaraciones reveló que el año pasado obtuvo ingresos por 12.5 millones de pesos.

Más de la mitad provienen de un departamento que vendió para irse a uno “más grande”. Lo adquirió una pareja de gays.

Periodistas curiosos fueron a investigar si era verídico lo de la venta del citado departamento. Querían saber cuándo, cuánto y cómo se llevó a cabo la transacción.

Los compradores le llamaron asustados para quejarse del acoso de la prensa.

Es público que Barrales tiene una fortuna que rebasa los 20 millones de pesos. Es una cantidad respetable.

Las guardianas de las virtudes nacionales se montaron en el tema y, sin mayores averiguaciones,  ya la ponen como ejemplo vivo de “los negocios en la política”.

¿Eres muy rica? “Será en minerales y proteínas. Lo que tengo es una trayectoria de 30 años ininterrumpidos de trabajo. Ni un solo día de desempleo”, revira la sucesora de Agustín Basave.

¿Tu reto más importante?, preguntamos. “La unidad del partido. Reposicionarlo como primera opción. No como cola de otro partido. Ni de Morena, ni del PAN”, responde.

Ya encarrerada, manda un mensaje en forma de pregunta a los aliancistas que apuran un acercamiento con El Peje, como a los que prefieren emparejarse con el PAN: ¿ Por qué tengo que entregarme antes de tiempo? ¿Qué hacer con tu detractor Miguel Barbosa? “Hay que sumarlo”, responde.

Barrales aprovecha la conversación para echarle una flor a Mancera. Sabe que llegó a donde está por el apoyo que le brindó el jefe de Gobierno, aunque no lo dice.

Lo que sí dice es que el jefe político de la Ciudad de México sirvió de enlace para que “se sentaran los que ya no se sientan”. Hablaba de Los Chuchos, de Nueva Izquierda, abiertamente proaliancistas, y del antialiancista, propeñista,  Héctor Bautista, líder de ADN.

¿Cómo serán tus relaciones frente al gobierno del presidente Peña? “De oposición, pero sin estridencia. Las cosas no van bien en el país. Alguien lo tiene que señalar.”

Barrales trae entre sus propósitos promover la legislación de una segunda vuelta en la elección presidencial.  Sabe que ningún candidato, por sí solo, tendrá más de 30 por ciento de los votos. No es suficiente para asegurar la gobernabilidad.

La bronca, destaca la presidenta del PRD, es que tanto el PRI como López Obradorpiensan que una segunda vuelta llevaría dedicatoria contra ellos.

Alejandra se queda hasta octubre del año que entra en el cargo que literalmente aventaron Carlos Navarrete y el propio Agustín Basave.

Su reto es colosal: evitar ser la sepulturera del PRD, primero.

“Ese partido es ingobernable”, nos dijo el otrora colosista, antes de regresar a la Cámara de Diputados.

Pero Barrales quiere creer. Habla de integrar una especie de Consejo Consultivo al interior del partido para “institucionalizar” las corrientes.

Un espacio donde representantes de las distintas expresiones puedan hacer sus planteamientos y “construir juntos”.

  • La panista Mariana Gómez del Campo es la presidenta de la Comisión Legislativa que da Seguimiento a los sangrientos hechos ocurridos en Nochixtlán (ocho muertos y más de 100 heridos).

En breve charla con el reportero, la senadora comentó la comparecencia delombudsman, Luis Raúl González Pérez, a mediados de semana. en la sede de la Cámara alta.

Fue crítica con González Pérez: “Se le fue duro a la Fiscalía de Oaxaca, pero también se le pudo ir a la PGR, porque la PGR puede ayudar a que la CNDH tenga la información. A mí se me hizo que fue muy light con la PGR.”

Mariana informó que el martes próximo, la Comisión va a recibir al titular de la Comisión de Víctimas, Jaime Rochin, y al representante del Alto Comisionado de la ONU. “Después vamos a tener la del secretario de Gobernación, aunque  yo creo que esa va a ser en Bucareli”, puntualizó.

Se rehusó, eso sí, a pronunciarse sobre el tema. A los integrantes de la Comisión no sólo les falta hablar con los familiares de las víctimas, sino además tener la versión de la policía federal. Aseguró, eso sí, que los muertos no eran de Nochixtlán.

Peña y el PRI en picada

POR LEO ZUCKERMANN

Malos números para el presidente Peña y el PRI en la última encuesta de Buendía&Laredo publicada esta semana en El Universal. A finales de junio, que es cuando se le preguntó a una muestra representativa de mexicanos, observamos la peor calificación al desempeño presidencial de todo el sexenio y la menor identificación partidista con el PRI. ¿No deberían preocuparse en Los Pinos e Insurgentes Norte? ¿Hasta cuándo van a aceptar que les está yendo mal? ¿Hasta que Peña Nieto le entregue la banda presidencial a López Obrador o Margarita Zavala?

elpresidenteenriquepenanietoduranteunareuniondelconsejonacionaldeseguridadpublicaendiciembrepasadoenmexicojorgenunezefe_focus_min0.06_0.1_628_524

Es cierto: las encuestas no están pasando por un buen momento. Pero también es cierto que, todas, absolutamente todas, coinciden en una caída en la popularidad de Peña. En la de Buendía&Laredo, que es la más recientemente publicada, sólo el 29% de la población aprueba el trabajo que está haciendo como Presidente de la República. El 63% lo reprueba. Son números muy bajos para el promedio de la aprobación presidencial desde que se empezaron a levantar encuestas serias en el sexenio de Carlos Salinas (1988-1994). Peña es, hoy por hoy, el Presidente más impopular desde entonces.

En cuanto a la identidad partidista, en la serie de encuestas de Buendía&Laredo ya habíamos observado una caída en la cantidad de mexicanos que se identifica con algún partido político. En la más reciente, levantada en junio, sólo el 17% se mostró identificado con el PRI, 12% con el PAN, 6% con Morena y 4% con el PRD. El 57% de los mexicanos se autoidentificó como “independiente”. El 17% de priistas es la observación más baja que ha tenido este partido desde finales de los años ochenta. Compárese este porcentaje con un 37% que se autoidentificaba como priista en febrero de 2013. Es un hecho: el PRI está en los huesos.

Más aún, cuando se le pregunta a la gente “aunque todavía falta mucho tiempo para la fecha de la elección, si hoy fueran las elecciones para elegir Presidente de la República, ¿por cuál partido votaría usted?”, el PRI queda en segundo lugar con el 20% de las intenciones de voto. Lo sobrepasa el PAN con un 24%. Morena aparece en tercer lugar a tan sólo tres puntos del PRI con 17 por ciento.

Y el PRI es, además, el partido que concita más rechazo entre la población. El 40% de los mexicanos dice que nunca lo votaría (12% no lo haría por Morena y 11% por el PAN). Este número es particularmente dramático entre el electorado independiente que, valga la pena recordar, es el 57% de los mexicanos: el 43% de ellos nunca votaría por el PRI.

Regresemos, ahora, a la popularidad presidencial. Es sabido que la base de apoyo de los presidentes es la gente que se identifica con el partido de éste, es decir, los priistas son los que más apoyan a un Presidente emanado del PRI, igual que los panistas con uno del PAN. En febrero de 2013, el 37% de la población se identificaba con el PRI y, de éstos, el 87% aprobaba el trabajo de Peña como Presidente. En junio, sólo el 17% se identificaba con el PRI y, de éstos, sólo el 60% aprobaba a Peña. Terrible noticia para Los Pinos: cada vez hay menos gente que se identifica con el PRI y cada vez hay menos priistas que apoyan al Presidente.

Finalmente, más allá de los abismales números de junio, vale la pena resaltar la tendencia. Desde febrero de 2014, coincidentemente con la entrada en vigor de la reforma fiscal, comenzó una clara tendencia a la baja en la aprobación presidencial y en las preferencias en favor del PRI. Si no existe un punto de inflexión pronto, llegaremos al 2018 con un Presidente tremendamente impopular y un partido gobernante sin muchas posibilidades de ganar la elección presidencial.

No sé si en Los Pinos y en el PRI estén conscientes de esto, les importe y vayan a reaccionar. Eso es cosa de ellos. Lo que sé es que, cuando una empresa ve que sus ventas y utilidades van en picada, hace algo al respecto para darle la vuelta al negocio; de lo contrario, corren el riesgo de terminar en la bancarrota. Aquí el riesgo para el Presidente y el PRI es clarísimo: la quiebra política del peñanietismo y la entrega del poder a la oposición en 2018.

Ricardo y Margarita

POR YURIRIA SIERRA

La semana pasada publiqué aquí un texto que se llamó Ricardo y Josefina, derivado del encuentro entre el llamado Joven Maravilla y la excandidata presidencial (presumiblemente para convencer a ésta de que acepte ser la candidata blanquiazul al gobierno del Estado de México).

margarita-zavala-y-ricardo-anaya-ya-estan-en-el-ruedo-por-la-dirigencia-nacional-del-pan

Hoy, me ocupa el mismo personaje y otra connotada panista. Tras la innegable victoria que tuvo su partido el pasado 5 de junio, las miradas todas se concentran no en explicar qué provocó los resultados electorales (como sí ocurre en el lado de las derrotas priistas) sino en prever quién está capitalizando el triunfo. Esta semana hemos visto publicadas tres encuestas (El Financiero, Reforma y GEA-ISA) en las que vemos algunas cosas que sorprenden. Aunque las tres coinciden en lo esperado: López Obrador sigue a la cabeza, aunque con menos margen, Osorio Chong ya no aparece como el único priista que sería competitivo (ahora Eruviel Ávila se cuela con más posibilidades de las que tenía hasta hace un par de meses). Pero lo que llama poderosamente la atención es que, en el partido que se llevó el mayor número de estatuillas, digo, de gubernaturas, los momios ya no aparecen tan cantados. En la de El Financiero,Margarita Zavala aparece todavía a la cabeza en las preferencias para la candidatura presidencial. Pero tanto en la publicada por Reforma como en la de GEA-ISA, Ricardo Anaya parece haberla rebasado tras el pasado proceso electoral. Sería un tanto ocioso ponernos a discurrir si es gracias a la exposición mediática que ha tenido el dirigente del PAN o si se trata del efecto campana de la victoria electoral: lo que resulta sorpresivo es ver cómo percibe la gente a ambos personajes. La encuesta de GEA-ISA trae algunos datos muy interesantes. Por ejemplo, el hecho de que Ricardo Anaya sea, de entre todos los posibles candidatos de todos los partidos, el que tiene más opiniones positivas. A las preguntas más específicas realizadas por la encuesta, en el mes de junio, el presidente del PAN recibe mejores percepciones que Margarita. Lo perciben a él como más cercano a la gente (+10), más honrado (+5), más preparado (+9) o más valiente (+4), por citar algunos ejemplos. Posiblemente, esto tenga mucho que ver con el hecho de que a diferencia de Ricardo Anaya, son tres años los queMargarita Zavala ha estado fuera de la vida pública en el país. Y aunque ella está también muy bien calificada (mejor que muchos priistas, otros panistas y todos los perredistas) lo cierto es que, por ahora, el dirigente de su partido recibe mejores calificaciones. A la pregunta expresa y de respuesta espontánea (sin sugerencia de nombres) “¿Quién le gustaría que fuera el próximo candidato del PAN a la Presidencia de la República?”, ambos aparecen prácticamente empatados entre el total de los electores, pero Ricardo la aventaja por 5 puntos entre los simpatizantes del PAN. (Y no debemos olvidar que Acción Nacional, a diferencia de los demás partidos mexicanos, sí elige a su candidato(a) con una elección interna que es sólo entre panistas). Y ante la misma pregunta, pero con sugerencia de nombres, la diferencia se abre aún más: Anaya aventaja a Zavala por 16 puntos. Así que si Margarita (que, insisto, también es muy bien vista por amplio sector de la población) quiere seguir apareciendo como una opción competitiva y no despegarse demasiado de Anaya, pues tendrá que ponerse mucho más la pila y empezar a pensar en qué tipo de campaña con mayor penetración quiere realizar desde su desventaja de no estar en ningún puesto público. La misma encuesta trae datos muy reveladores (algunos ciertamente sorprendentes e inesperados como las casi inexistentes opiniones negativas sobre López Obrador), no sólo respecto a los hoy precandidatos de los partidos al 2018, si no también sobre los temas que más preocupan hoy a los mexicanos. Esos los comentaremos en estos días.

ADDENDUM. En esa misma, el 28% de los encuestados responde que preferiría votar por alguien que nunca antes haya gobernado. Cifra que resulta muy competitiva para algún(a) independiente que lograra conquistar sus corazones.

Duro revés al “secretario de la mano firme”

POR FRANCISCO GARFIAS

Es lamentable que el gobierno federal se haya visto en la necesidad de abrir una mesa de “negociaciones políticas” con el magisterio disidente, sólo después de los enfrentamientos en Nochixtlán, Oaxaca, que dejaron ocho muertos y más de 100 heridos.

aurelio-nuo-mayer-guerrero-pago-maestros

Los riesgos estaban cantados. Tenemos información de que el Cisen jaló las palancas de alarma desde el pasado mes de diciembre. No había necesidad de luto. Podían haber optado por la solución política, pero le dieron paso a la mano dura.

¿Será que querían posicionar a Nuño como el secretario de la mano firme para el 18? Es pregunta.

Lo cierto es que los que saben de esto, dicen que al encarcelar a Rubén Núñez yFrancisco Villalobos, líderes de la Sección 22, el gobierno abrió los cauces al enfrentamiento.

Eran los únicos que podían jugar el papel de contención.

El resultado de la pésima estrategia está a la vista. Malo para el titular de la SEP,Aurelio Nuño. Dejó de ser interlocutor viable en las negociaciones con maestros rebeldes, a los que dio el trato de “delincuentes”. Sobre sus espaldas cargará los acontecimientos de Nochixtlán. Bajaron sus bonos para el 18.

El que gana políticamente al interior del gobierno es Miguel Ángel Osorio, otro presidenciable. Jala las negociaciones con la CNTE a la Secretaría de Gobernación.

Se va a sentar con “delincuentes” para solucionar el conflicto, sin dar marcha atrás a la Reforma Educativa.

Va a utilizar las formas tradicionales de arreglo. Son efectivas. Puedo apostar dos a uno.

Y que quede claro. No estamos defendiendo las acciones vandálicas de los radicales de la CNTE.

Tampoco justificamos que los maestros inconformes tomen como rehenes a los ciudadanos, vía los bloqueos, para que las autoridades los volteen a ver.

Lo que criticamos es la incapacidad del gobierno para solucionar un conflicto que escaló hasta el luto. Ayer corrió la irritante versión de que los fallecidos ni siquiera eran maestros. Como si la vida de civiles valiera menos.

Lo hemos repetido. No se necesita derogar la Reforma Educativa para matizar la inconformidad de los maestros que la rechazan. Lo veremos.

  • No hubo modo de que legisladores del PRI y del Verde aprobaran una condena en la Comisión Permanente de los hechos en Nochixtlán.

¿Será que sienten que es tanto como condenarse a sí mismos? Es pregunta.

La cosa es que votaron en contra de incluir, en la sesión de este miércoles, un punto de acuerdo propuesto por el senador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks.

El texto hacia pública la solidaridad de los integrantes de la Comisión Permanente con familiares de las víctimas.

  • A Gabino Cué ya le renunció el secretario del Trabajo, Daniel Gutiérrez. Una carta que le envió al gobernador de Oaxaca para comunicarle su decisión le dice que no quiere ser cómplice de acciones autoritarias que asesinan y reprimen al pueblo.

“No puedo legitimar acciones que han enlutecido a Oaxaca”, subraya Gutiérrez.

El ahora exsecretario llegó acompañado de René Bejarano, mero mero de la corriente Izquierda Democrática Nacional del PRD.

El profesor —o Señor de las Ligas, como prefiera— pidió que la investigación de Nochixtlán la lleve la CNDH, que ya puso un ejemplo de neutralidad y honestidad en Ayotzinapa.

No confía en la PGR. “Puede haber continuación de la mentira histórica”, advirtió.

  • La voz de José Narro Robles, secretario de Salud, reflejaba indignación, irritación, rechazo.

Nomás no encajaba las declaraciones formuladas a este reportero por el perredista Fernando Belaunzarán, en el sentido de que fue él quien envió aErnesto Monroy, su enlace ante el Congreso, a defender posiciones “ultramontanas”, en el debate sobre el uso medicinal de la mariguana.

“Yo no hago doble juego. Belaunzarán miente. La instrucción siempre fue apoyar en sus términos la iniciativa del Presidente”, nos dijo el exrector de la UNAM.

Y más: “No se vale que si no logran llegar a acuerdos busquen responsables en otro lado”.

Narro gestionó un encuentro con Monroy. El enlace nos puntualizó las cosas.

Explicó que la mariguana está, actualmente, en tabla uno. Prohibición total. El Presidente proponía llevarla a la dos, que permite el uso medicinal de la hierba por arriba del uno por ciento de THC (sicotrópico).

“Nosotros fuimos más lejos con autorización del Ejecutivo. Una parte a la tabla dos. La otra a la cuatro, que son substancias que se puede adquirir libremente cuando su contenido es menor del uno por ciento el THC”, aseguró.

Monroy jura que Belaunzarán y sus cuates tiraron la negociación, al pretender que al cáñamo no se le llamara cáñamo, y que pasara en el dictamen del artículo 245 de la Ley (substancias sicotrópicas) al 235, para que quedara desregulado.

Allí se cayó todo, asegura.

  • Dice Agustín Basave que se va contento de la presidencia del PRD, porque le dio “tres estocadas” al PRI: Durango, Quintana Roo y Veracruz.

Alguien lo corrigió. “No le diste tres, le diste cuatro”.

El todavía jefe de ese partido puso cara de What? Su interlocutor le aclaró quién, a su juicio, encajó el cuarto rejón: “Manlio”.

135 pages